lunes, 6 de abril de 2015

Mentiras

Fuera de mí
para siempre,
lejos de ti
y de lo que fuimos,
debo admitir
que no te olvido,
aunque sea mentira.


Ahora que puedo
beberme tus ojos
sin miedo
ya a ahogarme en ellos,
podría decir
"aún te deseo",
pero sería mentira.


Para siempre
herido de ti,
pero libre de ti
desde hace un siglo,
hoy puedo
desmentir
que habites
mis recuerdos,
mis labios
o mis miedos.
Eso es mentira.
Mentira, mentira.


(Para siempre
herida de ti,
pero libre de ti
desde hace un siglo,
hoy puedo
desmentir
que habites
mis recuerdos,
mis labios
o mis miedos.
Eso es mentira.
Mentira, mentira.)


Yo, que por no tener
no tengo
ni siquiera el consuelo
de haber dormido
en tu pelo
como el humo
entre la escarcha,
no me voy a permitir
la alegría
infantil
de regalarte
una lágrima.
Ni aunque fuese de mentira.

Mentira, mentira, mentira,

una lágrima, de mentira.
Una lágrima.


Para acariciar
tu piel,
no necesito
un papel,
ni un lienzo
ni una pizarra.
Me basta
con recorrer
con los dedos
tanta sed
como dejaste
en mi alma.
Aunque sería mentira.
Mentira, mentira.


Pues en ese pozo
de mi vida
jamás hubo agua.
Ni antes ni ahora.
Nada.
Nada más que mentiras.


Yo, que sobreviví
a tu desprecio,
herido de ti
y de tus besos,
podría decir
que aún te quiero
con toda el alma,
pero tú sabes también
que aunque te sonara bien
eso sería mentira.
Mentira, mentira, mentira, mentira.
Todo sería mentira.
Mentira, mentira, mentira.


(Yo, que sobreviví
a tu desprecio,
herida de ti
y de tus besos,
podría decir
que aún te quiero
con toda el alma,
pero tú sabes también
que aunque te sonara bien
eso sería mentira.
Mentira, mentira, mentira, mentira.
Todo sería mentira.
Mentira, mentira, mentira.)


2 comentarios:

  1. Bello poema, desconcertante, desgarrador, sus versos esconden desasosiego. Aún con todo, enhorabuena, maestro.

    ResponderEliminar